Blogia
L a P e d r @ d a

Las cenizas

Las cenizas Luis Javier Garrido
La Jornada


La crisis artificial creada por Vicente Fox con Cuba con el propósito de desviar la atención del complot político en el que se halla envuelto su gobierno y de tratar de restar credibilidad a las declaraciones hechas en la isla por el empresario Carlos Ahumada, quien ha sido su cómplice -y lo está inculpando abiertamente-, ha terminado por revertírsele también, evidenciando su intención de engañar a los mexicanos y su ineptitud para conducir la diplomacia en función de los intereses de México.

1. Las relaciones exteriores deben servir a los intereses superiores de los pueblos y no a las ambiciones personales de los gobernantes y, al pretender utilizar la diplomacia mexicana para sus mezquinas maquinaciones políticas, Vicente Fox ha quedado exhibido una vez más como un inepto, pero también como un individuo sin escrúpulos. Su decisión descabellada de expulsar al embajador cubano en México, Jorge Bolaños, y a otros funcionarios de esa representación, y de retirar a la embajadora mexicana en La Habana, Roberta Lajous, sin tener fundamento diplomático para ello (2 de mayo), y que fue censurada por el Congreso y repudiada, según todas las encuestas, por la mayoría de los mexicanos, ha terminado como era de suponerse por abrir otra crisis en el gobierno foxista.

2. El caso de México es único, pues Vicente Fox es un Presidente que no trabaja, dedicándose a hacerse propaganda, pero termina invariablemente por hacer el ridículo a nivel internacional generándole graves problemas al país, como ahora que, involucrado en un complot ilegal contra los que supone sus adversarios, genera una crisis diplomática ante el pavor que le produce que se conozcan sus probables actividades delictivas al difundirse los videos con las declaraciones de Ahumada en Cuba. Las políticas de un gobierno, olvidan los foxistas, no pueden decidirse en función de los intereses personales de un gobernante, de la misma manera que la propaganda no puede erigirse en sustento de las decisiones.

3. La conferencia de prensa dada por el canciller cubano Felipe Pérez Roque en La Habana para responder a la acción descabellada de Fox (5 de mayo) subrayó, como es obvio, la responsabilidad del gobierno foxista al haber creado esta situación crítica para desviar la atención de los mexicanos del "complot político" de los videoescándalos, y por lo mismo molestó profundamente a los principales inodados en este caso delictivo: desde Fox, Creel, Macedo, Diego y Derbez hasta Salinas y la cúpula de Televisa, quienes corren el riesgo de acusaciones penales en su contra, y que por eso prosiguen haciendo enorme escándalo para generar la confusión.

4. El canciller Pérez Roque refutó de manera detallada los pretextos del gobierno foxista para rebajar el nivel de las relaciones diplomáticas evidenciando las mentiras de Fox, y por eso no sorprende la cólera de los funcionarios mexicanos. Pérez Roque señaló que a) las actividades en México de José Antonio Arbesú y Pedro Miguel Lobaina, funcionarios del Partido Comunista Cubano, habían sido similares a las de muchas otras visitas y conforme a las normas diplomáticas, por lo que es ridículo afirmar que pusieron en peligro la estabilidad de México, b) que la nota del Ministerio al deportar a Ahumada no hacía más que señalar lo que había dicho el propio aventurero argentino, c) y, finalmente, que el discurso de Fidel Castro del 1º de mayo en el cual señalaba que el Congreso mexicano había demandado a Fox no acatar la exigencia de Bush o que el sentido de las votaciones de México en Ginebra los días 15 y 22 de abril ha-bían sido anunciadas desde Washington, con lo que la política exterior de México quedaba reducida a "cenizas", no difería mucho de otros pronunciados en tiempos recientes.

5. La principal crisis por la que atraviesa el gobierno foxista, y que es la derivada de los videoescándalos, no hizo más que agravarse, pues las declaraciones videograbadas de Carlos Ahumada, difundidas antier por el gobierno cubano, no dejan lugar a dudas. Ahumada confirmó ante la justicia cubana que había "negociado", a cambio de la entrega de los videos, su "protección jurídica" y una suma no precisada con personeros del gobierno foxista, que le habían fallado, lo que pone a Fox y a sus amigos contra la pared, pues aparecen como actores centrales del complot.

6. La tentativa de respuesta de Creel y Derbez al canciller Pérez Roque, durante una conferencia de prensa efectuada ayer en Palacio Nacional, no hizo, empero, más que ahondar el descrédito del gobierno foxista, pues tras su palabrería hueca no tuvieron un solo argumento para justificar lo acontecido. Las palabras de Creel parecían las de un niño en berrinche enredado en un galimatías sin pies ni cabeza, confirmando que se trata de un individuo que no tiene la capacidad siquiera para ser un empleado de El Palacio de Hierro.

7. El "caso Ahumada" ha terminado por confirmar que en México no solamente no existe un régimen jurídico de libertad de expresión en los medios, sino que los concesionarios actúan al igual que hace medio siglo en el papel de instrumentos del régimen y algunos, como Televisa, como probables cómplices de un complot. A nadie le sorprendió por eso que a las 15.44 del miércoles esa empresa cortara abruptamente la transmisión desde La Habana por el pavor de los funcionarios de Gobernación de verse involucrados cuando aparecía la lista de entrevistados por Arbesú y Lobaina, que Tv Azteca hiciera lo mismo y que no hubiese más transmisión tras este acto de censura del foxismo que la radial de Zabludovsky en De una a tres, quien ahora resulta más progresista que toda la televisión mexicana.

8. La única salida política a la crisis que vive el gobierno de Fox sería la renuncia inmediata de Creel y Derbez por el desempeño tan torpe como indecoroso a sus funciones, que ha lesionado tanto los intereses de México, pero es muy difícil que ello acontezca, y resulta evidente que esta situación se va a agravar cuando se conozca el contenido de las declaraciones videograbadas de Ahumada en Cuba.

9. Los videos, que fueron el arma del gobierno foxista para tratar de destruir a quien consideraban un obstáculo para 2006, son ahora su perdición, pues empiezan a mostrar su imbricación en las acciones ilegales de un complot.

10. El aspecto más grave de lo que acontece es, sin embargo, que los integrantes del Congreso no han querido abordar, y que preocupa ya en muchos sectores del país, pues, dando muestras de un grave desequilibrio intelectual y de una megalomanía delirante, Vicente Fox está tomando, de manera atrabiliaria e irreflexiva y cometiendo innumerables tonterías, las más importantes decisiones de Estado atendiendo sólo a sus intereses y ambiciones personales, y el único referente que parece tener es agradar al gobierno de Washington.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres